Pernambuco, el elefante blanco, de Pedro Casariego Córdoba

Cuando:
21/05/2017 a las 17:30 – 18:30
2017-05-21T17:30:00+02:00
2017-05-21T18:30:00+02:00
Donde:
Sin Tarima Libros
Precio:
Gratis
Contacto:
91 429 37 65

pernambuco-el-elefante-blanco

Este cuento, terminado el 6 de enero de 1993, dos días antes de su muerte, es el testamento literario y emocional de Pedro Casariego Córdoba que, cuando lo escribió, llevaba más de seis años apartado de la escritura.

Durante dos meses tecleó el texto a máquina y lo pasó a mano a un cuaderno de papel reciclado marrón, acompañado de ilustraciones coloreadas con rotuladores y típex blanco. Escrito como regalo de Reyes y despedida para su hija Julieta, le muestra, a través del viaje de un peculiar grupo por el país de los cuentos, los conceptos básicos sobre los que se construye el mundo: el amor y los celos, la amistad, el tiempo, el arte, la vergüenza, la riqueza y la pobreza, la envidia…

La caligrafía de Pedro tiene tal pulcritud que en esta edición se ha optado por no transcribir el texto. En la misma línea de fidelidad al original se respeta el formato del cuaderno manuscrito y se utiliza un papel similar, para reflejar la intención del autor de crear un objeto único y bello.

Pecascor

Pedro Casariego Córdoba (Pe Cas Cor, Madrid, 1955-1993), poeta y más tarde también pintor, se dedicó a la escritura entre 1974 y 1986. En 1989 contrajo matrimonio con Ana Ruiz de la Prada, y desde entonces, en los periodos en los que se sintió capaz, comenzó a producir su obra pictórica, llegando a superar el centenar de lienzos, algunos completamente independientes y otros incluidos en series, como la de las Manos, la de los Monstruos, la de las Mesas y la de los Muebles. El 6 de enero de 1993, concebido como regalo a su hija Julieta, terminó Pernambuco, el elefante blanco, cuento ilustrado con el que dio por finalizada su obra gráfica y escrita. Dos días después, se suicidó.

El grueso de su obra poética se ha publicado en Poemas encadenados, 1977-1987 (Seix Barral, 2003), título que hace referencia a que recoge sus seis libros formados por poemas que se encadenan argumentalmente, de tal modo que constituyen una narración: La canción de Van Horne (1977, publicado como libro independiente en Tansonville, 2004), El hidroavión de K. (1978, publicado por primera vez en Ave del Paraíso, 1994), La risa de Dios (1978, El Paseante, nº1, invierno de 1985; edición trilingüe –español, francés, inglés– Tansonville, 2006), Maquillaje. Letanía de pómulos y pánicos (1979; Editora Nacional, 1983), La voz de Mallick (1981; Diputación Provincial de Huelva, 1989), y DRA (1986; Colección Privada, 1993). Poemas encadenados, 1977-1987 se completa con todos los poemas sueltos que escribió en esas fechas, algunos de los cuales habían aparecido en diversas revistas y antologías, entre ellas Después de la modernidad (Anthropos, 1987), Ocho poetas raros (Ardora, 1992), Poesía espanhola de agora / Poesía española de ahora (Relógio d’Agua, Lisboa, 1997) y Diez poetas de los ochenta (Mercamadrid, 2007). Posteriores a 1986 son la mayoría de sus dibujos, algunos acompañados por textos, tiernos o irónicos, duros o humorísticos, como los que dan cuerpo a La vida puede ser una lata (Zigzag, 1988; Árdora, 1994; traducción francesa en Le Nouveau Commerce, 1996) o a los Cuadernos Amarillo, Rojo, Verde y Azul (Árdora, 1998). Verdades a medias (Espasa, 1999) es una antología de sus textos en prosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *