El sueño de un hombre ridículo, de Ricardo Moya y Mario Gas

Cuando:
13/05/2017 a las 21:00 – 22:00
2017-05-13T21:00:00+02:00
2017-05-13T22:00:00+02:00
Donde:
Sin Tarima
Calle de la Magdalena
32
Precio:
10€
Contacto:
91 420 37 65

El sueño de un hombre ridiculo Cartel Mayo
Un sueño redentor – Fernando Llorente

Mario Gas y Ricardo Moya han efectuado una minuciosa introspección del personaje. Y el actor se ha metido en su piel de la forma más convincente posible. “Quisiera huir de cualquier alabanza hiperbólica. Sólo señalaré que tanto en el gesto, como en sus correrías entre el público, como, en fin, en la palabra que fluye en una voz grave, privilegiada, Moya ofrece una lección interpretativa impecable”.

ricardo moya, el sueño de un hombre ridiculo

El filósofo apátrida Cioran declaró que la del suicidio es una idea estimulante, que había que aprovechar vitalmente. En el relato corto “El sueño de un hombre ridículo”, Dostoievski, del que Cioran se confiesa deudor -También Nietzsche- por los profundos análisis psicológicos que aplica a sus personajes, que ha conocido la verdad, que nunca habría querido conocer, vive con la idea de un suicidio, que acabe también con el mundo, que a él solo pertenece. Pero, como Cioran escribe, si la idea de suicidio no se realiza es porque no se ha producido cuando se debía haber producido. Y eso pasa porque algo ha impedido su ejecución. Al hombre ridículo de “El sueño…” le ocurren dos cosas: una, el encuentro con una niña desgraciada y menesterosa, a la que, de entrada, decide apartar y olvidar. Y otra, caer dormido involuntariamente, y vivir un sueño que le revela una verdad, de la que se apodera y, a la vez, le posee: la del que el Paraíso es una ilusión, que él mismo se encarga de negar, más allá de toda esperanza de recuperarlo. Eso en el sueño, porque al despertar, el recuerdo de la niña impele al soñador a su búsqueda, que es la de la inocencia, la de la pureza. El suicidio puede esperar, ya que no se cumplió a tiempo, y toca el tiempo de vivir, de predicar la vida y la felicidad, más allá de su conocimiento.

mario gas, el sueño de un hombre ridiculo

“El sueño…” es un texto complejo, en el que Dostoievski abre un hueco a la esperanza, al menos a la ilusión, en un mundo presidido por el absurdo. Tal intento requiere de un personaje sin demasiado sentido del ridículo, declarándose desde el principio ridículo. Ese personaje lo encarnó Ricardo Moya, en la función especial de clausura de la II Muestra Internacional de Teatro Unipersonal SOLO TÚ, el 24 de abril, en La Teatrería de Ábrego. Dirigido por Mario Gas, el actor entabla un cuerpo a cuerpo con un texto, al que debe vencer a los puntos para neutralizar al personaje ridículo, que no lo es, con una excelencia interpretativa, que Ricardo Moya alcanzó impartiendo una lección de teatro, con los argumentos de un decir, cargado de sentido y sensibilidad, bien avenido con una gestualidad prolija en matices expresivos.

Texto en estado de lucidez; actor en estado de gracia: teatro en estado puro.

Por sólo 10€ llévate un cuadernillo de la revista España y consigue una invitación para El sueño de un hombre ridículo

Revista España

Señera publicación española de las dos primeras décadas del siglo. Recogió en sus páginas todas las direcciones del pensamiento literario, político y filosófico de los primeros lustros del siglo XX. España tuvo tres diferentes directores durante su publicación que dieron cuerpo a tres corrientes culturales y políticas durante los años 20 y 30. José Ortega y Gasset (1915-1916), Luis Araquistain (1916-1923) y por último Manuel Azaña. Las contribuciones y los colaboradores son del más sobresaliente valor en la cultura española de la época: socialistas como Pablo Iglesias o Fernando de los Ríos, escritores como Miguel de Unamuno o Pío Baroja, ilustradores como el joven Dalí, la voz de Antonio Machado o Juan Ramón Jiménez, la primera poesía de Pedro Salinas y Jorge Guillén, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *