Una terrible serendipia: Las cuentas pendientes

No son muy frecuentes pero en la literatura se han producido las llamadas serendipias; o sea, la anticipación del relato literario a un hecho real; las más célebre es la recogida en Las aventuras de Arthur Gordon Pym, donde Edgar Allan Poe hasta vaticinó el nombre de la víctima, Richard Parker.

Y he aquí que el crimen del pasado viernes, 9 de diciembre, en Alicante, de la viuda de la del antiguo presidente de la caja ahorros regional, volvía terriblemente a repetir este extraño fenómeno literario, pues lo habíamos leído en Las cuentas pendientes, de Gastón Segura, donde el relato arranca con el asesinato de la mujer de un presidente de la caja de ahorros de la Comunidad Valenciana. Y lo más escalofriante es que hasta el coche donde fue asesinada, doña María Carmen Martínez —un Porsche, modelo Cayenne—, en Alicante, también aparece en Las cuentas pendientes y de forma muy significativa. Es, sin duda, otra serendipia, por terrible y execrable que sea el hecho real. Y lo es porque Las cuentas pendientes fue escrita entre 2009 y 2010, y publicada por Drácena en 2015.

Todo ello no hace sino añadir una inquietante verosimilitud a esta magnífica “novela negra”, sobre la corrupción en el Levante español.

Serendepia Gastón Segura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *